MENU

METAFISICA

 

 

NAVEGACION

 

 

El Conde de Saint Germain

 

El CONDE DE SAINT- GERMAIN
A bordo del “Prince of Wales”, 15 de Febrero, década de 1940.
He conocido estos días al famoso Conde de Saint- Germain. Es un caballero muy serio, de mediana estatura, pero de apariencia robusta y vestido con refinada sencillez. No parece tener más de cincuenta años. En los primeros días de la travesía no se acercaba y no hablaba con nadie. Una noche que me hallaba solo en la cubierta y miraba las luces de Massau, apareció junto a mí de improviso y me saludo. Cuando me hubo dicho su nombre creí que se trataba de un descendiente de aquel conde de Saint –Germain que lleno con sus misterios y con la leyenda de su longevidad todo el Setecientos. Había leído hacia poco, por casualidad, en un magazine, un artículo sobre el conde inmortal y no fui cogido por fortuna desprevenido. El Conde mostro satisfacción al darse cuenta de que yo conocía algo de aquella historia y se decidió a hacerme la gran confidencia. –No he tenido nunca hijos y no tengo descendientes. Soy aquel mismo, si se digna creerme, que fui conocido con el nombre de Saint- Germain en el siglo dieciocho.
Habrá leído que algunos biógrafos me hacen morir en 1784, en el castillo de Eckendoerde, en el ducado de Schleswig. Pero existen documentos que prueban que fui recibido en 1786 por el emperador de Rusia. La condesa de Adhemar me encontró en 1789 en Paris, en la iglesia de los Recoletos. En 1821 tuve una larga conversación con el conde de Chalons en la plaza de San Marcos en Venecia. Un ingles, Vandam, me reconoció en 1847. En 1896 comenzó mi relación con Mrs. Annie Besant. Mrs. Oakley intento en vano encontrarme en 1900, pero, conociendo el carácter de esa buena señora, conseguí evitarla. Encontré algunos años después a Mrs. Leadbeater, que hizo de mí una descripción un poco fantástica, pero en el fondo bastante fiel.
He querido volver a ver, después de unos sesenta años de ausencia, la vieja Europa: ahora regreso a la India, donde se hallan mis mejores amigos. En la Europa de hoy, desangrada por la guerra y alocada en pos de las maquinas, no hay nada que hacer.
Pero si las noticias que yo tengo son exactas, usted era ya más que un centenario en 1784, en la época de su presunta muerte. El conde sonrió dulcemente.__Los hombres- respondió- son demasiados desmemoriados o demasiado niños para orientarse en la cronología. Un centenario, para ellos, es un prodigio, un portento. En la antigüedad, e incluso en la Edad Media, se recordaban todavía algunas verdades elementales que la orgullosa ignorancia científica ha hecho olvidar. Una de estas verdades “es que no todos los hombres son mortales”. La mayoría mueren realmente después de setenta o cien años; un pequeño número sigue viviendo indefinidamente. Los hombres se dividen, desde este punto de vista, en dos clases: La inmensa plebe de los extinguidos y la reducidísima aristocracia de los desaparecidos. Yo pertenezco a esa pequeña elite y en 1784 había ya vivido no un siglo, sino varios.
¿Es usted, pues inmortal?-No he dicho esto. Es necesario distinguir entre inmortalidad e inmortalidad. Las religiones saben desde hace miles de años que los hombres son inmortales, es decir, que comienzan una segunda vida después de la muerte. A un pequeño numero de esos esta reservada una vida terrestre tan sumamente larga que al vulgo de los efímeros le parece inmortal. Pero así como hemos nacido en un momento dado del tiempo, es bastante probable que deberemos también nosotros, más pronto o mas tarde, morir. La única diferencia es esta: que nuestra existencia media en vez de por lustros se mide por siglos. Morir a setenta años o morir a setecientos no es una diferencia tan milagrosa para quien reflexiona sobre la realidad del tiempo. – Ha hecho usted alusión a una aristocracia de inmortales. ¿No es usted, pues, el único que goza de este privilegio?-Si vuestros semejantes conociesen mejor la Historia, no se extrañarían de ciertas afirmaciones. En todos los países del mundo, antiquísimos y modernos, vive la firme creencia de que algunos hombres no han muerto, sino que han sido “arrebatados”, esto es, desaparecen sin que se pueda encontrar su cuerpo. Estos siguen viviendo escondidos y de incognito o tal vez se han adormecidos y pueden despertarse y volver de un momento a otro. Vaya a Alemania y le enseñaran el Unterberg cerca de Salisburgo, donde espera desde hace siglos, en apariencia adormecido, Carlomagno; el Kyffhauser, donde se ha refugiado, esperando, Federico Barbarroja; y el Sudermerberg que hospeda todavía a Enrique el Asesino.
En la India le dirán que Nana Sahib, el jefe de la sublevación de 1857, desapareció sin dejar rastro en el Nepal, vive todavía escondido en el Himalaya. Los antiguos hebreos sabían que el patriarca Enoch le fue evitada la muerte; y los babilonios creían la misma cosa de Hasisadra. Se ha esperado durante siglos que Alejandro Magno reapareciese en Asia, como Amílcar, desaparecido en la batalla de Panormo, fue esperado por los cartagineses. Nerón reapareció sin someterse a la muerte. Y todos saben que los británicos no creyeron nunca en la muerte del rey Arturo, ni los godos en la de Teodorico, ni los daneses en la de Holger Danke, ni los portugueses en la del rey Sebastián, ni los suecos en la del rey Carlos XII, ni los serbios en la de Kraljevic Marco. Todos estos monarcas se hallan adormecidos y escondidos, pero deben volver. Aun hoy los mongoles esperan el regreso de Gengis Kan.  Una interpretación plausible de ciertos versículos del Evangelio ha hecho creer a millones de cristianos que San Juan no murió nunca, sino que vive todavía entre nosotros. En 1793, el famoso Lavater estaba seguro de haberle encontrado en Copenhague. Pero bastaría el ejemplo clásico del Judío Errante, que, bajo el nombre de Ahas Verus o de Butadeo, ha sido reconocido en diversos países y en diversos siglos y que cuenta ahora más de 1900 años. Todas estas tradiciones, independientes las unas de  los las otras, prueban que el genero humano tiene la seguridad o al menos el presentimiento de que hay verdaderamente hombres que sobrepasan en gran medida el curso ordinario de la vida. Y yo, que soy uno de estos, puedo afirmar con autoridad que esta creencia responde a la verdad.
Si todos los hombres disfrutasen de esta longevidad fabulosa, la vida se haría imposible. Pero es necesario que alguno, de cuando en cuando, permanezca: somos, en cierto modo, los notarios estables de lo transitorio. – ¿Soy indiscreto si le pregunto cuales son sus impresiones de inmortal? –No se imagina que nuestra suerte sea digna de envidia. Nada de eso. En mi leyenda se dice que yo conocí a Pilatos y que asistí a la Crucifixión. Es una grosera mentira. No he alardeado nunca de cosas que no son verdad. Sin embargo, hace pocos meses cumplí los quinientos años de edad. Naci, por lo tanto, a principios del cuatrocientos y llegue a tiempo para conocer bastante a Cristóbal Colon. Pero no puedo, ahora, contarle mi vida.  El único siglo en que frecuente mas a los hombres fue, como usted sabe, el setecientos, y puedo lamentarlo. Pero ordinariamente vivo en la soledad y no me gusta hablar de mí. He experimentado en estos cinco siglos muchas satisfacciones, y a mi curiosidad, en modo especial, no le ha faltado alimento. He visto al mundo cambiar de cara; he podido ver, en el curso de  una sola vida, a Lutero y a Napoleón, Luis XIV y Bismarck, Leonardo y Beethoven, Miguel Ángel y Goethe. Y tal vez por eso me he librado de las supersticiones de los grandes hombres.
Pero estas grandes ventajas son pagadas a duro precio. Después de un par de siglos un tedio incurable se apodera de los desventurados inmortales.
El mundo es monótono, los hombres no enseñan nada, y se cae, en cada generación, en los mismos errores y horrores; los acontecimiento no se repiten, pero se parecen, lo que me queda por saber ya he tenido bastante tiempo para aprenderlo.
Terminan las novedades, las sorpresas, las revelaciones. Se lo puedo confesar a usted, ahora que únicamente nos escucha el mar rojo; mi inmortalidad me causa aburrimiento. La tierra ya no tiene secretos para mí, y no tengo confianza ya en mis semejantes. Y repito con gusto las palabras de Hamlet, que oi la primera vez en Londres en 1,594: “El hombre no  me causa ningún placer, no, y la mujer mucho menos”.
El Conde de Saint Germain me pareció agotado, como si se fuese volviendo viejo por momentos. Permaneció en silencio por más de un cuarto de hora contemplando el mar tenebroso, el cielo estrellado.
_ Dispénseme _ dijo finalmente _ si mis discursos le han aburrido. Los viejos, cuando comienzan a hablar son insoportables.
Hasta Bombay, el conde de Saint Germain no volvió a dirigirme la palabra, a pesar de que intente varias veces entablar conversación.
En el momento de desembarcar me saludo cortésmente y le vi alejarse con tres viejos  hindúes que se hallaban en el muelle esperándole.

Relato presentado por el escritor Giovanni Papini, en su libro  GOG EL LIBRO NEGRO.